lunes, 3 de septiembre de 2012

La persona y sus limitaciones



LA PERSONA Y SUS LIMITACIONES
EL PROBLEMA DEL MAL, EL SUFRIMIENTO, EL DOLOR 

 

ž          Una adecuada interpretación del hombre no puede olvidarse de considerar las limitaciones en las que se mueve la persona. El dolor, el mal, la muerte, son también dimensiones propias de la persona. Aunque en sí son aspectos negativos, hay que admitir que tales aspectos del ser humano son una realidad y por eso han sido siempre objeto de reflexión en la filosofía.

Tipos de problemas

 

Intento de racionalización del mal


          La historia ofrece numerosos intentos de hallarle una respuesta racional al problema del mal y su posible solución. Una que ha sido célebre es la solución de Leibniz.
El filósofo alemán Guillermo Leibniz, inspirado en una filosofía cristiana, sitúa el problema del mal en relación con la existencia de Dios. Para él, el problema es cómo puede existir el mal si el mundo y el hombre han sido creados por Dios. Leibniz tratará de exculpar a Dios de cualquier acusación de ser la causa del mal para el hombre.


Una visión más realista 



          Aceptando que el mal no puede ser totalmente racionalizado, es posible, sin embargo, servirse de la razón para situarlo en una dimensión más justa y realista. En ese sentido, hay que dar cierta razón a Leibniz, al reconocer que ciertos males, vistos en el conjunto de la existencia, adquieren una nueva perspectiva.
          Lo anterior se refiere a que el hombre debe aceptar su propia realidad, o sea, sus limitaciones, lo cual deriva de su existencia corpórea y temporal. Muchos sufrimientos son precisamente elementos que pertenecen inevitablemente a la condición humana:
         La estructura biológica del cuerpo: hace al hombre vulnerable, sujeto al tiempo y al espacio, al envejecimiento, a la enfermedad 


Actitudes ante el mal o el dolor


ž
        · La huida: es una actitud superficial, y quizá la más difundida, pues evita enfrentar el problema.
        · El fatalismo: consiste en considerar que el destino de cada uno o de la humanidad ya están marcados, de tal forma que nada se puede hacer para modificarlo.
ž        · La rebelión absurda: se trata de un rechazo contra toda clase de mal y sufrimiento, pero sin un sentido de superación.
 
        ž· El compromiso en la esperanza: es la actitud de quien tiene fe en las posibilidades del hombre y confía en las fuerzas de su libertad y creatividad, equilibrando optimismo y realismo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada